Discapacitados y discriminación positiva

Ayer acudí a la presentación del video Capacitados, un documental desarrollado por la Once y su Fundación en el que tres altos directivos de empresa pasan un día en las mismas condiciones laborales que tendrían si fuesen un ciego, un sordo y una persona en silla de ruedas (si no conoces el video, perece la pena: pincha aquí).
El documental, que está teniendo un enorme impacto social y ya ha recibido numerosos premios, también ha servido de excusa para recabar una reflexión de distintos líderes de opinión y periodistas de diferentes medios líderes.
Uno de los mensajes que me ha parecido más relevante es el de Iñaki Gabilondo que reclama que redefinamos el término normalidad y asumamos que en la condición humana cabe exactamente igual la discapacidad o la salud plena: ambas son exactamente igual de ‘normales’.
Sería un paso al frente en lo que también apuntó ayer María Garaña, presidenta de Microsof Ibérica, una de las protagonistas del experimento: “debemos apoyar la integración laboral de los discapacitados no por solidaridad, sino por responsabilidad. Además, no debemos olvidar nunca que en cualquier momento, cualquiera de nosotros puede convertirse en discapacitado”.
Y es que, en mi opinión, los medios de comunicación debemos hacer un esfuerzo en normalizar la información, en abandonar el tan extendido lenguaje de lo políticamente correcto que a veces es tan vacío y que se queda sencillamente en reflejar lo importante que es la integración, cuando no se centra en hurgar en exceso el lado humano. Debemos ir mucho más allá e informar de la actividad de los discapacitados dentro de las secciones normales de nuestros medios: sin, necesariamente, destacar la discapacidad concreta de la persona sobre la que informamos.
Hace poco, un alto ejecutivo de Recursos Humanos que no tiene movilidad en las piernas nos comentaba que ya no acepta ir a foros de debate sobre discapacidad en la empresa. Está trinando de ganas por ir a hablar de la gestión del talento… a secas.
Igual es un triste consuelo, pero me parece que todavía hay mucho por hacer en este terreno, también fuera de nuestras fronteras. Ayer subieron a TED, la web americana de charlas empresariales número uno del mundo, una brillantísima exposición sobre por qué y cómo tomamos decisiones de compra. La ponente, una investigadora ciega, recibió como única pregunta cómo manejaba la investigación cuando se trataba de que los clientes escojan por el color del producto…
Por mi parte, he pensado que ya va siendo hora de afilar el olfato para encontrar casos de empresarios y autónomos con discapacidad para publicarlos en la revista Emprendedores. Igual se nos olvida mencionar (aposta, claro) cuál es su discapacidad; pero de lo que estoy seguro es de que no centraremos la información en eso.
Yo creo en la siguiente ecuación: Menos pena y más igualdad. Solidaridad, pero basada en la responsabilidad…
Y tú, ¿Qué opinas? ¿Sigue haciendo falta la discriminación positiva?

Anuncios

Acerca de Alejandro Vesga

Soy el director de la revista Emprendedores, profesor de Innovación en el MBA de La Salle, conferenciante en emprendimiento, padre, madrileño y madridista. Puedes seguirme también en twitter: @alejandrovesga
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s