La nueva era de la piratería: la copia ermitaña

Hasta ayer tenía la idea de que la piratería que tanto está afectado a la producción audiovisual iba a ser menos dañina para el sector editorial y, en concreto, para el que me da de comer a mí: el de las revistas.
Mi argumento para pensar esto era que en el caso de películas y música, el destinatario final recibe exactamente el mismo producto: la misma canción que suena exactamente igual de bien, o la película descargada que es idéntica a cualquier DVD. En el caso de las revistas, quien piratea ofrece el mismo contenido, pero en un soporte distinto: leer el Emprendedores en pantalla puede gustarte más, menos o igual; pero desde luego, es distinto a hacerlo en papel. Por eso, entendía que el daño podría ser menor, confiando en la cantidad de personas que se mantendrán con el hábito ‘vegetal’.
Eso era hasta ayer. Ayer visité www.youkioske.com
y encontré una versión en pdf de la revista Emprendedores de diciembre pasado exacta en todo, incluso en la publicidad. Salvo una ‘pequeña’ salvedad. Nuestro querido pirata ha escaneado toda la revista salvo una página de publicidad concreta (la de Sage) y lo ha sustituido por una falsa (una del aniversario de Los Sipmson).
Quien lea la revista en esta web creerá que está leyendo una réplica exacta, pero uno de nuestros anunciantes se quedará excluido por el criterio personal (malintencionado o no) de quien la ha ‘subido’.

La revista de verdad

La de mentira


Estoy consternado. Completamente. No lo digo en broma. La amenaza para todo el sector es bestial si este tipo de prácticas se extiende… y si se hace más intensivo. ¿Quién le impide a quien escanea la revista incorporar anuncios falsos y cobrar por ello? ¿Quién le impide modificar los reportajes y sacarse a sí mismo como emprendedor de éxito sin serlo? ¿Quién le impide hacer alguna barbaridad mayor que ahora mismo ni se nos ocurre a la gente honrada?
Si se extienden estas prácticas, la única salida será defender como veraces las copias oficiales o, al menos, identificar a los piratas ‘decentes’ que se limitan a copiar el original sin alterarlo…
Hasta ahora, la piratería ha tratado de que sus productos se parezca lo máximo a los originales, ahora las copias son como esas conchas que uno se encuentra en la playa, que al cogerlas sale de dentro un cangrejo: un ermitaño.

Anuncios

Acerca de Alejandro Vesga

Soy el director de la revista Emprendedores, profesor de Innovación en el MBA de La Salle, conferenciante en emprendimiento, padre, madrileño y madridista. Puedes seguirme también en twitter: @alejandrovesga
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La nueva era de la piratería: la copia ermitaña

  1. Pingback: La nueva era de la piratería: la copia ermitaña

  2. roblej dijo:

    Hale, pues ya sabes que la venta de copias -de lo que sea- es un negocio del pasado. Desde que todos tenemos varias máquinas en cada casa que hacen copias muy buenas de cualquier cosa, dedicarse a venderlas es muy mal negocio.

    Durante x tiempo, se forzaran leyes inauditas que seran imposibles de aplicar. Pero el final está cantado.

    Estás a tiempo de cambiar de curro…

  3. Pero hombre, ¡no hagas de un caso aislado una regla general!.

    En el caso de escaneos de cómics tambien se suele añadir una página al final de este indicando quien lo ha realizado, y no suele pasar nada. De hecho, si la copia no es idéntica al original pierde parte de su utilidad, de manera que no creo que se generalice esta práctica. ¡Respira!.

  4. Hola!

    Tal como dice roblej, parece que el tiempo de los soportes físicos ha pasado. Eso no significa que esté amenazado tu trabajo, sino que tendréis (a la larga, creo que no aún) que buscar nuevas formas de comercializar los contenidos, supongo que vía suscripción online y evitando la descarga de contenidos.

    De todas formas, mucho me temo que los lectores más habituales de la revista “Emprendedores” no estarán demasiado puestos en las nuevas tecnologías y no los veo yo “pirateando”, sino más bien comprando la revista en los aeropuertos.

    • Gracias, Sergio
      Como decía antes, verdaderamente creo que la demanda (y desde luego la oferta) de informacion es hoy mas importante que nunca. Eso cierra modelos de negocio y abre de par en par otros. Es un momento difícil y lleno de oportunidades también. Apasionante, vaya!

  5. Alberto Arce dijo:

    siempre defiendo, al menos respecto a mi trabajo, la licencia Creative Commons, la cultura se defiende compartiéndola. Copia y distribuye. Pero dentro de la licencia queda clara la atribución y la autoría. Esta es la prueba perfecta que hay piratas que se caracterizan por su cutrez. Para eso sirven las licencias Creative Commons, para decir: “comparte pero en mis condiciones” esto es, sólo atribución de autoría, uso no comercial y derecho a modificación o no. Puede trabajarse en procomun cerrando condiciones. Tengas o no tengas licencia, habrá siempre piratas, como tu texto demuestra, pero podemos tratar de instaurar una nueva cultura explicando precisamente esto y protegiéndonos de los piratas. Pero no con la ley, que se muestra inútil sino con una nueva filosofía de movimiento en internet….

    • Realmente esta claro que perseguir y poner leyes es perder el tiempo. Iniciativas como la que ofreces nos ayudaría a que la situación fuese mas justa. Comprendo que copien nuestra obra, aunque eso suponga que dejemos de ingresar dinero, pero lo que veo muy preocupante es que alguien altere la revista y la haga pasar impunemente como nuestro producto.
      Gracias por tu comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s